5 pasos sencillos para ahorrar esta Navidad
25 octubre, 2017
4 errores comunes que comente la gente con el dinero
5 diciembre, 2017
Show all

La palabra crédito por definición es el dinero que una persona o institución presta a alguien fijando un interés. Conociendo esto y añadiéndole la palabra bancaria podemos definir que un crédito bancario es aquel préstamo monetario que realiza el banco a un individuo, con la condición que el monto prestado sea devuelto junto con los intereses generados y devengados con sus respectivos términos y condiciones.

Los créditos bancarios son divididos y explicados de muchas formas, nosotros te mostraremos los más comunes explicándolos de una forma sencilla. Así en caso de que necesites uno podrás realmente saber cuál solicitar a tu entidad bancaria más cercana. ¡Iniciemos!

  1. Créditos de consumo: Se entregan únicamente a personas físicas, el plazo establecido  para la devolución del préstamo normalmente es de corto a mediano plazo (1 a 4 años). Sirven para financiar un bien o servicio personal como por ejemplo: un coche, un televisor, los muebles de la casa u oficina, etc. No solo los puedes solicitar en un banco, sino también en algunas firmas comerciales.
  2. Créditos hipotecarios: Son otorgados para la adquisición de bienes raíces que ya estén construidos, como por ejemplo: terrenos, edificios, casas u oficinas. La devolución del préstamo comúnmente es de mediano a largo plazo (8 a 20 años). En caso de no devolver el préstamo, la garantía que exige el banco es la propiedad que hayas adquirido.
  3. Créditos comerciales: Si eres o estás pensando en ser empresario, este crédito te podría ser de utilidad debido a que sirven para financiar los campos relacionados con la ganadería, pesca, comercio, agricultura, etc. También para el pago de las compras de bienes, capital de trabajo, servicios y más. La devolución del préstamo es de corto a mediano plazo (1 a 4 años).
  4. Líneas de crédito: El banco otorga una cantidad de dinero que establece por medio de un análisis financiero que realiza en base a tus gastos e ingresos. Los intereses comienzan a devengar desde que te hacen el préstamo, estos normalmente son más altos que el dinero prestado. Las personas solicitan esto para las compras eufóricas como las de “El buen fin”.

Los créditos bancarios son votos de confianzas entre tú y la entidad bancaria. Por eso te recomendamos solicitar lo que puedas pagar, vivir endeudado no es una buena opción. ¡Haz tus cálculos!

Recuerda que aquí en la Caja la Sagrada Familia te ofrecemos este tipo de créditos, pregunta por el tuyo hoy mismo. No esperes más… ¡Aun tenemos credi-motos!

Leave a Reply